Quiénes Somos Preguntas Información Técnica Noticias
 
       
 

Uso Eficiente de la Energía

 
 

Recomendaciones de Seguridad

 
 

Consecuencias conexiones antirreglamentarias

 
 

Política Ambiental EPE

 
 

Campos electromagnéticos

 
 

PCB

 
 

Energías Renovables

 
 

CONCURSOL

 
 

CONCURSOL 3era Edición

 
 

Jornada Santa Fe Solar 2010

 
 

Jornada demostrativa de equipos solares 2011

 
 

Santa Fe Solar 2012

 
 

Inauguran un sistema mixto eólico-solar en escuela santafesina

 
 

Reconocimiento a ganadores de ConcurSol 2012

 
 

Avisos Portada

 
 

Política Ambiental EPE

 

Campos electromagnéticos

 
  Campos Electromagnéticos

Campos Electromagnéticos


Los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial han estado presentes en nuestra vida diaria desde hace poco menos de 100 años.

Sus características particulares (frecuencia y longitud de onda) hacen que los mismos sean clasificados como “no ionizantes”. Esto significa que no poseen energía suficiente como para producir la alteración de la estructura atómica de la materia, incluyendo esto, por supuesto, los tejidos vivos.

Sus efectos sobre estos últimos, es decir sobre nosotros, los seres humanos, se manifiestan como alteraciones en las señales eléctricas transmitidas por el sistema nervioso, por las asociadas con la actividad cerebral, o por las relacionadas con la actividad del músculo cardíaco, entre otras.

Toda esta actividad “eléctrica”, natural, originada en reacciones químicas que se desarrollan en nuestro interior, tiene asociada la generación de campos eléctricos y magnéticos.

Por supuesto que los mismos están mucho más cerca del núcleo de las células humanas, particularmente de sus cromosomas, y son muy pequeños en relación con aquellos generados por las instalaciones eléctricas hechas por los seres humanos.

Es decir que también nosotros, como seres vivos, somos generadores naturales de campos eléctricos y magnéticos.

A partir de lo recién expuesto se comprenderá que lo que buscan las Normas, Guías o Recomendaciones, tanto nacionales como internacionales, que legislan en esta materia, es establecer valores límites para los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia industrial, de tal manera que los mismos resulten varias veces inferiores a los necesarios para interferir con aquellos que naturalmente se generan en el interior de nuestro  propio cuerpo.

La Guía más extendida al respecto se debe a una Organización No Gubernamental (ONG): la Comisión Internacional de Protección contra las Radiaciones No Ionizantes (ICNIRP, en siglas  inglesas).

Esta ONG, que mantiene relaciones oficiales con la Organización Mundial de la Salud, estableció los siguientes valores límites considerados seguros para los ambientes públicos y medidos a un metro del nivel del suelo:

Para el campo magnético … : 100 μT

Para el campo eléctrico .. ... : 5 kV/m

 

En nuestro país

La norma que nos rige, a los actores comprendidos por la Ley 24.065 de constitución del Mercado Eléctrico Mayorista Argentino, es la Resolución de la Secretaría de Energía de la Nación No. 77 del año 1998.

Esta regalmentación, que limita la generación de campos eléctricos y magnéticos asociados a instalaciones de transmisión y distribución de energía eléctrica, estableció que, a  un metro del nivel del suelo, para instalaciones que operen a tensiones iguales o inferiores a los 132 kV (que es el caso de la EPESF); los valores son:

Para el campo magnético … : 25 μT

Para el campo eléctrico .. … : 3 kV/m

La mayoría de los países occidentales adoptaron la Guía de la ICNIRP. En muchos casos utilizando directamente sus valores, en otros afectándolos por algún coeficiente de seguridad que los llevan a umbrales aún inferiores.

 

Las instalaciones de la EPE

La EPE, como responsable de la prestación del servicio eléctrico en la Provincia de Santa Fe, monitorea permanentemente los valores de campos eléctricos y magnéticos generados por sus instalaciones.

Esta actividad la realiza tanto con personal y equipo de medición propio, como mediante la intervención de terceros imparciales que utilizan sus propios equipos de medición.

Para esto último recurre al Grupo de Investigación de Sistemas Eléctricos de Potencia (GISEP) de la Universidad Tecnológica Nacional, Facultad Regional Santa Fe.

Al respecto puede decirse que los resultados obtenidos de estas mediciones, tanto propias como ajenas, arrojan valores de campos magnéticos y eléctricos inferiores a los establecidos en la resolución SE 77/98 antes citada.

Así, los máximos valores a lo que podría verse sometida una persona en las inmediaciones de una Estación Transformadora (ET) de 132/33/13,2 kV, reproducidos de las mediciones realizadas por el GISEP, serían de:

Campo Magnético ..… : 18,6 μT (obtenido en la periferia de la ET Rosario Sur)

Campo Eléctrico … … : 2,21 kV/m  (obtenido en la periferia de la ET Santa Fe Oeste)

Debe aclararse que estas cifras no pueden considerarse representativas del conjunto de las instalaciones de la EPE, donde las mismas son muy inferiores.  Esos valores resultaron inusualmente altos pues están relacionados con EETT antiguas y de diseño ya superado.

 

La actitud de la EPESF en el tema

La EPE cuenta con profesionales que continuamente estudian y analizan todo informe que se hace público a nivel internacional. Por lo cual la Empresa está actualizada e informada  de todo descubrimiento que aconseje tomar medidas correctivas sobre la forma en que operan sus instalaciones.

Siendo conscientes de la sensibilidad que despiertan temas como éste, es que la EPE  pone todos los mecanismos necesarios para brindar a la población la seguridad que, día a día, se realizan  los esfuerzos posibles para salvaguardar la calidad de vida humana y el medio ambiente.

 

 

 
 
 

 EPEEducaciónPolítica Ambiental EPECampos electromagnéticos